6 de maig de 2016

[DIY] Cómo hacer un espejo a partir de una puerta balconera o ventana

La historia de este encargo es muy bonita... Lo cierto es que forma parte del proyecto de interiorismo que hicimos para la casa de turismo rural Cal nou 9 que ya te mostramos aquí. A sus propietarios les costó mucho tomar la decisión de quitar las preciosas ventanas antiguas y sustituirlas por otras nuevas y más eficientes, así que se las guardaron para hacer algo con ellas... En cuanto las vimos tuvimos claro que debían ser los espejos para las habitaciones! Y nos pusimos manos a la obra!


1. Quitar los cristales

Es muy peligroso trabajar con esos cristales tan finos y frágiles que tienen las ventanas antiguas, así que antes de nada, es mejor quitarlos, simplemente separando el marco que las rodea por la parte interna (haciendo palanca suele salir). Y llevar a reciclar los cristales viejos, por supuesto!


2. Limpiar la superficie

En este caso, las mantuvieron en la casa durante las obras, así que estaban salpicadas de cemento y yeso. Con un estropajo, agua y jabón fue suficiente para dejarlas limpias y preparadas para empezar.


3. Reparaciones

Las grietas demasiado profundas y algunos agujeros que afeaban su aspecto fueron tapados con masilla blanca, que una vez seca rascamos para dejarla lisa y suave al tacto.


4. Pintamos

Le aplicamos un total de 3 capas de pintura acrílica en blanco roto, Valentine, ya que costaba mucho cubrir el color oscuro de la madera. Como queríamos darle un acabado desgastado, ni siquiera hizo falta hacer un lijado suave entre capa y capa.


5. Hendiduras para colgarlos

Aunque queríamos que las puertas fueran apoyadas en el suelo, por seguridad era necesario fijarlas en la pared, para crear un sistema antivuelco. Hicimos unas hendiduras, les añadimos una placa en la parte superior, para poder colgarlas con ganchos a una altura que permitiera que el espejo quedara apoyado perfectamente en el suelo.



6. Efecto decapé

La madera antigua era demasiado bonita para esconderla totalmente, así que optamos por un acabado envejecido con la técnica del decapé. Rascamos las zonas de mayor roce con un papel de lija grueso y finalmente lo protegimos todo con barniz al agua. Una vez seco, lo llevamos al cristalero, quien cortó y colocó los espejos en cada abertura. Y listos para volver a lucir en la casa donde habían estado!


Así quedaron las dos puertas balconeras, cada una con su propio estilo:







¿Qué te ha parecido la idea? Un espejo vertical de cuerpo entero es un imprescindible en casa! Por si quieres ver más detalles de estas dos piezas, las tienes en la shop, en el apartado de novedades o puedes clicar aquí para ver el espejo puerta con contraventana o aquí para visitar la puerta espejo sencilla. Feliz fin de semana!!!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada