5 de setembre de 2014

[DIY] Cómo reparar y pintar con la técnica del decapé una mesita de noche

La mesita de noche Saraiva fue un encargo que desde el principio ya sabíamos que iba a salir bien. Por una parte, por la determinación de Cayetana, quién sabía muy bien lo que quería, con unas medidas muy precisas. Después por las fotos que nos envió para enseñarnos el color que buscaba y el tipo de acabado: un amarillo mostaza y unas fotografías preciosas. Y por último porque nos dijo que confiaba en nosotros y en los acabados que le diéramos, que ella quería una sorpresa. Así que no vió nada del proceso hasta que la recibió en casa terminada... 

Empezamos:


Paso 1. Analizar el estado del mueble: lo más evidente era que le faltaba un cajón, además el sobre estaba totalmente destrozado, tenía carcoma, el barniz estaba saltado en muchos sitios, tenía arañazos... Lo primero que hicimos fue rascarlo para retirar las zonas con el barniz en mal estado, después tratarlo contra la carcoma, inyectando cada uno de los agujeros, después lo pincelamos y lo tapamos con plástico para que los vapores acabaran de actuar durante 4 días.





Paso 2. Rehacer el sobre. Una vez acabado el tratamiento anti-carcoma, retiramos el sobre antiguo, que usamos como plantilla para dibujar el nuevo sobre un tablero de 0,5cm. Lo cortamos con la caladora, lo encolamos, colocamos peso homogéneo y esperamos que secara la cola. Una vez seca, pulimos los cantos para que quedaran redondeados, igual que el resto de la pieza.






Paso 3. Construir un cajón nuevo. En primer lugar, comprovamos que el cajón inferior cabía perfectamente en el espacio sin cajón, así supimos que teníamos que hacer un cajón del mismo tamaño. Tomamos las medidas y cortamos las piezas con ayuda de la sierra circular. La madera que usamos fue de pino de 1,5cm de grosor para los laterales, un DM de 1cm para a parte de atrás y una base de tablero de 0,3cm. En las maderas de los laterales marcamos un surco para encajar la base con la sierra circular. Una vez encajadas las piezas, usamos 4 tirafondos para clavar la madera frontal con las laterales y 4 más para el DM del fondo. Y para finalizar, añadimos un tablero más fino al frontal, de 0,3cm, que embellecía el cajón, lo encolamos y lo sujetamos con sargentos hasta que estubiera seco.




Paso 4. Encintar y pintar. En primer lugar, tapamos los agujeros de la carcoma y los arañazos con masilla para madera. Una vez seca, rascamos y teñimos las piezas nuevas para igualar el tono de la madera. Después, aplicamos goma laca por todo el mueble, para poder realizar el decapé con más facilidad. Una vez seca, definimos bien qué zonas queríamos pintadas y qué no, para proteger con cinta de carrocero lo que debía quedar en color madera. Nosotros pintamos los frentes de los cajones y el resto del mueble, excepto el interior, que dejamos en color madera. Aplicamos dos capas de pintura al agua en color amarillo mostaza.



Paso 5. Rascar para desgastar. Es un paso crucial, porque no hay vuelta atrás, un error y tienes que volver a empezar, volver a pintar... Para no equivocarse en exceso, te recomendamos dos cosas: que vayas rascando poco a poco, y vayas incrementando la intensidad del desgastado y las zonas desgastadas en función de cómo vaya quedando. Y dos, que te imagines el uso que podría recibir el mueble y por dónde se desgastaría más y dónde menos... Para que el acabado parezca natural y no un mueble rascado... Una vez consigas el desgastado que más te guste, te recomendamos un acabado con barniz mate al agua, más resistente y duradero que la cera.



Paso 6. Empapelamos el interior de los cajones. Escogimos un papel de pared bonito que encajara con el acabado y el color del mueble. Este de flores combinaba algunas de color amarillo mostaza y era dulce y romántico, como el mueble, así que fue el elegido. Tomamos medidas del interior de los cajones y fuimos cortando piezas de papel que encajaban perfectamente. Para pegarlo, preparamos una dilución de cola blanca y agua a partes iguales, pintamos el cajón y fuimos colocando los trozos de papel, empezando por el fondo, que colocamos por una punta y, con ayuda de un trapo, lo apretamos fuerte para ir eliminando burbujas de aire y asegurando una adherencia completa. Para finalizar, instalamos los tiradores de porcelana blanca, que acababan de combinar con el papel pintado. Y este es el resultado:





 


Si quieres ver con más detalle la mesita de noche Saraiva, puedes clicar aquí. Y si necesitas ayuda para conseguir esa pieza de decoración que hace tanto que buscas y no encuentras o quieres que te personalicemos un mueble especial para ti, descubre todo lo que podemos ofrecerte. Y feliz fin de semana!!!


2 comentaris: