27 de febrer de 2014

Vivir en el campo

Desde hace bastante tiempo tenemos un dilema importante en lo que se refiere a dónde vivir... De momento eso de crear la empresa se ha llevado todos nuestros ahorros, pero nos encanta soñar y este es el dilema: un precioso piso en el casco antiguo, con grandes ventanales y altos techos, paredes de piedra y un entorno de cultura, arquitectura, y vida social intensa... O una casa en el campo, con un huerto para cultivar nuestras verduras y frutas, gallinas para recoger sus huevos, cabras para hacer nuestro queso, un entorno de tranquilidad y naturaleza para pasear y correr con los perros, y un gran gran gran espacio para tener el taller de nuestros sueños... Y así me imagino nuestra vida en el campo, una vida sencilla, lenta, llena de sensaciones... Se trata de una familia que vendió su casa en los suburbios para dejarlo todo e irse a vivir a esta fantástica granja, Fig and Fauna, donde cultivar su comida y cocinarla maravillosamente... 




























fig + fauna from tiger in a jar on Vimeo.

8 comentaris:

  1. A mí me encantaría vivir en el campo: un casoplón con mucho espacio, un huerto, sin ruido... Ainsss, aglgún dia...

    ResponElimina
  2. Yo no tengo duda, me quedo en el campo.
    Y puedo asegurarte que es una vida que va sin prisas.
    ♥♥♥

    ResponElimina
  3. Vaya justamente hoy también en mis post he publicado una casa de campo, ya que tengo morrina de él pues me encanta. Yo en mi antigua casa tenía un huerto y gallinas, una vida sencilla donde la verdad por un tiempo fuí feliz.

    Preciosas fotos.

    Besos,

    Pedro

    ResponElimina
  4. Em quedo amb la vida rural,això sí... rural-chic! a lo Kinfolk!

    ResponElimina
  5. Sin ninguna duda, la casa en el campo. Es cierto que en la ciudad tienes otras comodidades pero en el campo tienes calidad. Nosotros llevamos 3 años viviendo en un pueblo a las afueras de Vigo, la tranquilidad y la vida que tenemos en nuestro tiempo libre no tiene comparación. En relación a los animales...es otra historia. Sólo tenemos perro.
    Bss

    ResponElimina
  6. Bufff difícil decisión. Yo nunca he sido de campo y ahora vivo en él. Es verdad que la vida cambia, y que hasta la forma de ver las cosas es distinta. Tus preocupaciones son otras, hasta las prisas... Pero tiene también inconvenientes como todo!Aún así, es una maravilla! :)
    Que precioso lugar!!! Un beso fuerte!

    ResponElimina
  7. Yo vivía en el campo hasta que un día se urbanizó mi zona, hoy si bien mi ciudad mantiene el espíritu de pueblo puedo decir que prefiero vivir en el campo e ir a la ciudad cuando lo necesito.
    Muy bonitas imágenes!!!
    Vicky.

    ResponElimina